miércoles, 20 de junio de 2007

Escrito en 1038

Por un califa de Bagdad

¡Oh tú!, que censuras con cinismo
Nuestro juego favorito y de él te burlas,
Sepas que es pura y sutil ciencia.
Él disipa la aflicción extrema
Reconforta al enamorado inquieto,
Y aparta al bebedor de los excesos
Si acecha o amenaza el riesgo
Aconseja en su arte al guerrero
Él nos presta compañía
Cuando nos domina el tedio.

No hay comentarios: